SINDICATO DE LA UNIÓN DE TRABAJADORES DEL INSTITUTO DE EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR DEL D.F.

Bienvenidos al nuevo sitio informativo del SUTIEMS, aquí encontrarás información continua sobre las labores del SUTIEMS, sindicato mayoritario y por lo tanto titular del Contrato Colectivo de Trabajo del Instituto de Educación Media Superior del D.F.

sábado, 19 de julio de 2014

Autonomía universitaria y rechazados

Hugo Aboites*

Una vez más, los rechazados de la educación superior y los vulnerados por el examen único comienzan a ocupar una parte importante del horizonte de la problemática de la educación en México. Con su sola presencia (que se manifiesta en cifras, pero también en personas concretas) son un recordatorio de la añeja omisión del sistema educativo en lo que se refiere a ofrecer una propuesta de fondo que permita encauzar y aprovechar para el país el enorme potencial que significa la existencia de decenas de miles de jóvenes preparados y dispuestos a estudiar todavía más para mejorar su vida y la del país.
Cuando en el 1968 la relación entre el Estado y los jóvenes alcanzó niveles de tensión y de agresión nunca antes vistos, la respuesta gubernamental al profundo deterioro que esto significó para el Estado consistió de manera muy importante en la apertura y fortalecimiento –en todo el país– de decenas de instituciones de educación media superior y superior para dar un lugar de estudio a cientos de miles de jóvenes, de tal manera que si en 1970 la matrícula nacional apenas alcanzaba 252 mil estudiantes en educación superior, para 1979 ya era de 760 mil, es decir, un aumento de poco más de 200 por ciento (Salinas, Informe, 1994). Fue de tal manera importante este esfuerzo que llegó a darse el caso, al comienzo de los 70 y ni más ni menos que en la Nacional, que había más lugares disponibles que aspirantes. El país sufrió una sacudida vivificante al comenzar a poblarse desde rincones apartados hasta los escaños parlamentarios, las firmas, las dependencias y las instituciones de educación, de toda una generación de nuevos y participativos egresados. Sin embargo, el porcentaje de crecimiento alcanzado en los años 70 no habría de repetirse, ni en los 80 (con apenas 35.3 por ciento de aumento), ni en los 90 (56.7 por ciento), ni menos en los años 2000 (con sólo 39.0 por ciento, casi como en los 80) (SEP, resumen, Sistema Educativo Nacional, 2009-2010).
Hoy, ciertamente, no estamos en 1968, aunque en ámbitos muy diversos y de manera preocupante se acentúa la tensión entre el Estado y grandes conjuntos sociales –incluidos los rechazados–, se manifiesten o no. Por eso no sobra recordar que la columna vertebral de aquel periodo de decisivo crecimiento de la educación superior y del país fue la aportación que hicieron las instituciones autónomas. En prácticamente cada estado de la República se creó una nueva universidad autónoma y tecnológico, o se apoyó decididamente a las escuelas que ya existían. En la ciudad de México al mismo tiempo que la UNAM procreaba una serie de escuelas superiores periféricas y toda una nueva y masiva concepción de la educación media superior, aparece también la Universidad Autónoma Metropolitana. Con esto, el formidable crecimiento en el número de estudiantes se dio al mismo tiempo que surgían en algunos estados y en el centro del país concepciones muy distintas de la educación superior, enfoques interdisciplinarios, la unión entre docencia e investigación, así como planes de estudio novedosos y pertinentes para una nación que despertaba con gran fuerza.
Cuarenta años más tarde, frente a la situación crítica que se vive en el acceso a la educación, es de nuevo en las instituciones autónomas donde surgen las propuestas y gestos de interés y creatividad para abrir cauces a la crisis y aportar soluciones. El pase automático de los años 60 se reivindica hoy como precedente con vigencia. En la UACM, por ejemplo, se admite con un procedimiento similar, a los egresados de las prepas del IEMS (del Gobierno del Distrito Federal), y de cualquier otro bachillerato.
Por otro lado, es desde la Nacional Autónoma, junto con IPN, UAM, UAEM, UPN y otras, así como de la SEP misma, que desde hace años se han mantenido valiosos espacios de diálogo y solución parcial, pero al fin solución, a la cuestión de los rechazados.
La solución más de fondo, sin embargo, comienza a surgir desde abajo, desde padres de familia y jóvenes de las delegaciones de la ciudad, donde autoridades y comunidades cada vez más interesadas en la educación superior buscan afanosamente nuevos caminos para ofrecer educación. El interés en delegaciones como Milpa Alta y Magdalena Contreras en una relación con la UACM (con el ofrecimiento de terrenos e incluso financiamiento) representan no sólo una propuesta de ampliación, sino también de construcción de nuevos formatos universitarios más horizontales que pueden generalizarse a lo largo y ancho de la ciudad.
La UNAM, UAM, el IPN, la UPN, la UAEM y la UACM pueden hacer muy valiosas contribuciones para extender la vida universitaria por toda la metrópoli y convertirla, a fondo, en una ciudad del aprendizaje. Pero esto requiere del decidido apoyo gubernamental.
*Rector de la UACM

miércoles, 16 de julio de 2014

DIRECTORIO DEL NUEVO COMITÉ EJECUTIVO DEL SUTIEMS (2014-2016)

1.- Secretaria General
María Mónica Ramírez Vázquez

DTI de Lengua y Literatura
Plantel “Benito Juárez” (Iztapalapa II)
Tel. 044 55 43 41 81 30
Correo: shakti123170@yahoo.com.mx

2.- Secretario de Organización
Juan Antonio Díaz Barrientos

DTI de Historia
Plantel “Bernardino de Sahagún” (Xochimilco)
Tel. 044 55 23 59 60 46
Correo: herodoto99@gmail.com

3.- Secretaria de Actas y Acuerdos
Claudia González Cortés

DTI de Biología
Plantel “Ricardo Flores Magón” (Coyoacán)
Tel. 044 55 16 53 02 11
Correo: claugcortes@gmail.com

4.- Secretario de Conflictos Laborales
Ángel de Jesús Custodio Guadarrama

DTI de Historia
Plantel “José María Morelos y Pavón” (Tláhuac)
Tel. 044 55 43 78 36 72
Correo: acustodiomx@yahoo.com.mx

5.- Secretario de Finanzas
Gustavo Cortés Montiel

DTI de Matemáticas
Plantel “Josefa Ortiz de Domínguez” (Cuajimalpa)
Tel. 044 55 31 89 14 04
Correo: cmgauss@hotmail.com

6.- Secretario de Patrimonio Sindical
Vacante


7.- Secretaria de Prensa y Propaganda
Karla Hernández Santoyo

DTI de Lengua y Literatura
Plantel “Gral. Lázaro Cárdenas del Rio” (Álvaro Obregón I)
Tel. 044 55 29 38 53 53
Correo: karlichis2@hotmail.com

8.- Secretario de Comunicación Interior
J. Alberto Peregrino Hernández

DTI de Música
Plantel “Gral. Francisco J. Múgica” (Tlalpan I)
Tel. 044 55 32 33 39 66
Correo: aperegrino3@hotmail.com

9.- Secretaria de Relaciones Externas
Verónica Romero Julíán

DTI de Historia
Plantel “Emiliano Zapata” (Milpa Alta)
Tel. 044 55 28 63 14 72
Correo: sutiveroromero@yahoo.com.mx

10.- Secretaria de Formación Sindical
Celia Romero Vera

DTI de Biología
Plantel “Salvador Allende” (GAM 2)
Tel. 044 55 13 60 66 28
Correo: celiaromerov@gmail.com

11.- Secretaria de Estudios Laborales
Arizbeth Lira Navarro

DTI de Filosofía
Plantel “José Emilio Pacheco” (Iztapalapa 4)
Tel. 044 55 48 77 65 04
Correo: aliflix@yahoo.com.mx

12.- Secretaria de Salud, Trabajo y Previsión Social
Sonia Díaz Osorio

DTI de Inglés
Plantel “José Revueltas” (Venustiano Carranza)
Tel. 044 55 41 31 05 34
Correo: unemex@hotmail.com

13.- Secretario de Vinculación Legislativa
Guadalupe Eunice Zugeil Fuentes Cruz

Biblioteca
Plantel Iztapalapa 1
Tel. 044 55 18 34 71 02
Correo: zugeil_fc@hotmail.com

14.- Secretario de Fomento a la Vivienda
Rutilio Mendoza López

DTI Administrativo
Área Central
Tel. 044 55 60 64 10 18
Correo: rutmenlop_57@yahoo.com.mx

15.- Secretario de Asuntos Académicos
Carlos Moncada Gil

DTI de Filosofía
Plantel “Belisario Domínguez” (GAM I)
Tel. 044 55 22 12 03 49
Correo: c_moncadagil@yahoo.com

16.- Secretaria de Asuntos Administrativos
Adriana Cruz Téllez

Trabajadora Administrativa
Plantel “Ignacio Manuel Altamirano” (Magdalena Contreras)
Tel. 044 55 40 16 18 87
Correo: acruztellez@yahoo.com.mx

17.- Secretaria de Equidad
María Antonieta Rojas Cordón

DTI de Filosofía
Plantel “Vasco de Quiroga” (Álvaro Obregón II)
Tel. 044 55 33 35 50 35
Correo: mariantonirojas@gmail.com

18.- Secretaria de Cultura
Abigail Contreras Salazar

DTI de Química
Plantel “Melchor Ocampo” (Azcapotzalco)
Tel. 044 55 19 51 11 90
Correo: acontreras2002mx@yahoo.com.mx

19.- Secretario de Promoción Deportiva
Victor Manuel Suárez Rubio

DTI de Filosofía
Plantel “Felipe Carrillo Puerto” (Iztacalco)
Tel. 044 55 41 77 70 26
Correo: victorsua@gmail.com

20.- Secretaria de Capacitación
María Isabel Cancino Campos

DTI de Inglés
Plantel “Otilio Montaño” (Tlalpan II)
Tel. 044 55 34 10 61 13
Correo: mar.isacc@gmail.com

21.- Secretaria de Archivo y Control Estadístico
María Luisa Cruz García

DTI de Lengua y Literatura
Plantel “Carmen Serdán” (Miguel Hidalgo)
Tel. 044 55 14 90 81 15
Correo: mlcg.lyl.iems@gmail.com, mlcglyliems@gmail.com

domingo, 13 de julio de 2014

SUTIEMS.

SINDICATO DE LA UNIÓN DE TRABAJADORES DEL
INSTITUTO DE EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR DEL DISTRITO FEDERAL
(SUTIEMS)
 
 

CONVOCATORIA

ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA

 
 
Por acuerdo del Comité Ejecutivo y del Consejo General de Representantes del Sindicato de la Unión de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal (SUTIEMS), y de conformidad con lo dispuesto por los artículos 21, 24, 26, 35, 36fracción VII, y 41 de nuestros Estatutos, convocamos a todos los integrantes del SUTIEMS,
 
 
CONSIDERANDO
 
 
·         Que eCOMITÉ EJECUTIVO del SUTIEMS es el principal órgano ejecutor del sindicato, y sólo será una instancia deliberativa y resolutiva en tanto no se haya reunido el Consejo General de Representantes (CGR), y se concibe como una dirección colegiada y representativa de todos los Centros de Trabajo del Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal (IEMS-DF), donde ninguno de sus miembros está por encima de los demás,
 
·         Que la duración del cargo en las secretarías del COMITÉ EJECUTIVO es de 2 años sin reelección inmediata, con posibilidad de reelección sólo después de 2 periodos,

 
·         Que los integrantes de las comisiones permanentes del sindicato serán electos al mismo tiempo y de la misma forma que los integrantes del COMITÉ EJECUTIVO y duraran en funciones el mismo tiempo.
 
·         Que las comisiones permanentes del SUTIEMS son la de Honor y Justicia y la de Hacienda y Fiscalización, las cuales deben estar integradas por tres miembros de diferente centro de trabajo,
 
 
 
CONVOCAMOS
 
 
            A la Asamblea General Ordinaria del SUTIEMS que realizaremos el próximo martes 15 de julio de 2014, a partir de las 11:00 horas, en el Auditorio del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), ubicado en Avenida Insurgentes Centro No. 98, Col. Tabacalera, Del. Cuauhtémoc, D.F., misma que desarrollará sus trabajos bajo el siguiente:
 
 
Orden del día:
 
 
·                    11:00 hrs        Registro de asistentes
·                    12:00 hrs        Elección e instalación de la mesa de debates
·                    12:15 hrs        Presentación de la propuesta del CGR para
la integración del próximo Comité Ejecutivo
·                    12:45 hrs        Aceptación o modificación de la propuesta
·                    14:15 hrs        Elección de los integrantes de las comisiones permanentes del sindicato
a)      Comisión de Honor y Justicia
b)      Comisión de Hacienda y Fiscalización
·                    15:45 hrs        Toma de protesta del nuevo Comité Ejecutivo y de los integrantes de las
Comisiones permanentes del sindicato
·                    16:00 hrs        Clausura
 
 
 
Atentamente
 
 
"Por educación y trabajo dignos"
 
 
Miguel Ángel Hernández Vázquez
Secretario General del
Sindicato de la Unión de Trabajadores del
Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal
(SUTIEMS)
 
 
 


México, D.F., a los 11 días del mes de agosto de 2014

viernes, 11 de julio de 2014

Por una política clasista, independiente y democrática para el nuevo CE del SUTIEMS

En la coyuntura de la elección del nuevo Comité Ejecutivo (CE), la recomposición de la vida interna del SUTIEMS depende de dos factores. El primero es la definición clara de los objetivos políticos –que deben ser independientes de la autoridad- y la estrategia para lograrlos. El segundo son los métodos con que el nuevo CE procesará sus diferencias internas y el trato que tenga con las bases. En la perspectiva de la vida interna y la salud del sindicato, para que su capacidad de lucha se vea fortalecida es más importante definir de forma colectiva y democrática los objetivos, las estrategias y los métodos que utilizará el nuevo CE, que los individuos que lo han de conformar.
Por la independencia de clase
El primer punto que debe buscarse para lograr la defensa efectiva de los trabajadores del IEMS es la independencia absoluta de nuestro sindicato respecto a la patronal, el GDF, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Fedeeral (JLCyA-DF) y las tribus de los partidos políticos. No se prohíbe que en lo personal algún afiliado simpatice o milite en algún partido, pero el sindicato como tal y su dirigencia deben ser independientes de ellos. Se debe buscar la independencia especialmente con respecto al Secretario de Gobierno del GDF y la JLCyA quienes -al parecer- habían estado ejerciendo una influencia indebida, inconfesable y nociva en la dirección del SUTIEMS. La relación con el despacho jurídico que actualmente “asesora” al SUTIEMS se debe aclarar –y modificar de ser el caso- con la vista puesta en lograr la absoluta independencia con respecto a la JLCyA, el SUTIEMS no puede ser moneda de cambio de ninguna tribu del PRD ni facción burocrática en el gobierno. El asesoramiento jurídico debe ser sólo eso y las decisiones políticas deben estar en manos de las instancias democráticamente elegidas por los trabajadores. Debe quedar absolutamente claro, y no sólo en los estatutos sino en los hechos, que el SUTIEMS es un organismo de lucha de los trabajadores, organismo independiente de la patronal, cuya única razón de ser son los intereses colectivos de la clase trabajadora. La toma de decisiones del sindicato debe estar en las bases del mismo y sus órganos democráticamente electos, sin intervención, influencia o presiones de los “asesores” jurídicos.
Por una estrategia y objetivos clasistas
El objetivo político general y esencial del nuevo CE debe ser la defensa irrestricta de los intereses y de derechos generales de todos los trabajadores del IEMS y de la clase trabajadora en general.
El gran desafío y la tarea estratégica del nuevo CE deberá ser, sin duda, la lucha contra la implementación de la “Reforma Educativa” en el IEMS. La fusión del IEMS con la UACM es un clamor indiscutible de toda la comunidad, el nuevo comité debe saber escucharlo y atenderlo, debe impulsarla sin los reparos burocráticos y sectarios, que han limitado el proceder de la actual dirección del SUTIEMS. La fusión es hasta ahora la ruta más viable para evadir los efectos nefastos de la “reforma educativa”. La llamada “tercera vía”, la aceptación de la “reforma” a cambio de negociar solamente los detalles de su aplicación es una traición a los trabajadores y a los objetivos del sindicato.
El nuevo CE debe defender por igual a TODOS los trabajadores, todos son importantes y todos tienen reclamos legítimos. Especial cuidado merecen los sectores que sin ninguna justificación hasta ahora han recibido poca atención por parte de la dirigencia sindical y que, al mismo tiempo, son los más vulnerables. El nuevo comité debe atender las reclamos de los trabajadores administrativos, retomar la lucha por la basificación y mejora de las condiciones laborales de las compañeras de intendencia, debe luchar por la basificación de los compañeros del sistema semiescolar y por la contratación por tiempo indeterminado de los DTI que aún no lo han logrado y también por la reinstalación de los compañeros despedidos por motivos políticos. La existencia de trabajadores vulnerables y en condiciones precarias dentro del IEMS nos afecta a todos, aunque ya tengamos “plaza” pues en general debilita al sindicato y fortalece a las autoridades. Si no luchamos por la estabilidad laboral de todos los trabajadores, podría darse el caso de que los trabajadores precarios terminen siendo mayoría dentro de la institución y el sindicato termine representado solamente a una minoría privilegiada, como ya sucede en otros sindicatos del país.
El SUTIEMS, y particularmente su dirigencia, debe impulsar la solidaridad entre los distintos tipos de trabajadores dentro del IEMS y con todos los trabajadores del país y del mundo. Restablecer el trabajo con las organizaciones fraternas es fundamental sobre todo en este contexto de lucha contra la Reforma Educativa, sumarnos a la lucha de la CNTE y tratar de establecer un Frente Único para estar en condiciones de frenar la ofensiva será decisivo.
Además de luchar por su estabilidad laboral, el nuevo CE debe integrar al SUTIEMS a todos los sectores de trabajadores con condiciones precarias sin detenerse por trabas burocráticas y formalidades legales. Se trata de lograr que esos trabajadores precarios y hasta ahora excluidos sientan que el SUTIEMS es suyo, que los escucha y que es un espacio donde pueden resolver sus problemas hombro a hombro con otros trabajadores que serán verdaderos compañeros de lucha.
Los ataques contra los trabajadores –como es el caso reciente de la retención ilegal de salario a trabajadoras en Iztapalapa I- debe ser respondida de forma inmediata mediante la movilización y no dejar pasar el asunto de forma irresponsable. Además de ello, la dirección debe alzar la mira y vincular la lucha del SUTIEMS con las luchas del conjunto del pueblo trabajador a nivel nacional e internacional. La lucha del conjunto del magisterio es nuestra lucha, la lucha contra la privatización de los energéticos es nuestra lucha, la lucha de las comunidades organizadas en autodefensas y policías comunitarias que se han mantenido independientes del Estado también es nuestra lucha.
Si la lucha del SUTIEMS es la lucha de toda la clase trabajadora, se necesita formar cuadros con esa perspectiva, que su mirada no se detenga en lo que sucede en su plantel o a lo sumo en el IEMS. Se necesita formar sindicalistas que tengan una perspectiva de la situación general de los trabajadores en el país. Sólo así podrán tener un análisis certero y establecer la mejor táctica y estrategia en la lucha de clases, y por ende, en la lucha sindical. Por tanto, el nuevo comité deberá procurar como tarea central la formación política, dejando tiempo para ello en las reuniones del CE, el CGR e impulsándola en los planteles.
Por métodos democráticos para dirimir las diferencias
La actual crisis del SUTIEMS es producto de la descomposición de su Comité Ejecutivo, de su política y de sus métodos. Dentro de él se formó una camarilla que hizo a un lado a los demás, clasificando y reservando la información, usando el cargo para sacar provecho personal, tomando decisiones de manera unilateral y antidemocrática, llegando -como se sabe- hasta excluir a la disidencia. La guerra y el hostigamiento por parte del Secretario General saliente y su camarilla contra algunos miembros del CE se extendió a los planteles de algunos de ellos. Así teníamos planteles abandonados por el CE, sin información y sin que se pusiera empeño en la solución de sus problemas solamente porque algunos de sus afiliados o la asamblea de plantel en general sostuvieron una postura crítica hacia el Secretario General y su grupúsculo.
El primer paso para sanar la vida interna del SUTIEMS es que en todos los niveles y en todos los ámbitos se respeten los métodos democráticos de decisión. Empezando por el CE, las diferencias deben debatirse de manera abierta y madura y las decisiones deben tomarse por todos mediante métodos transparentes; en primer lugar buscando conciliar posiciones y si esto no fuera posible, mediante el voto. Las bases del SUTIEMS nunca han estado de acuerdo con el caudillismo, el espíritu de nuestro sindicato no es el de aquellos donde el Secretario General ordena y los afiliados acatan. En el SUTIEMS y su Comité Ejecutivo las decisiones deben tomarse democráticamente por voto de la mayoría, a partir de las discusiones del colectivo. Los liderazgos que exigen incondicionalidad no deben tener cabida en nuestra organización.
En relación íntima con la independencia política de los trabajadores con respecto al Estado burgués y sus organizaciones, están los métodos democráticos que deben regir la vida interna del SUTIEMS. La dirección sindical debe procurar y velar por una discusión abierta, fraterna y democrática de todos los asuntos que atañen a los trabajadores, es evidente que si la dirección sindical comienza a ser agente de intereses ajenos a los trabajadores, el ambiente interno se viciará irremediablemente y la democracia interna será violentada. En cambio, si las diferencias son entre compañeros honestos, su debate y discusión no debilita sino que fortalece la unidad sindical. Por ello es fundamental que la dirección sindical no trate de suprimir las diferencias, sino que procure mecanismos para discutir y decidir democráticamente. Incluso, procurando boletines internos sindicales donde todas las posturas sean publicadas y discutidas en los centros de trabajo. El SUTIEMS debe fortalecer su tradición de debate y polémica en el entendido de que las decisiones tomadas por una mayoría democrática deben ser impulsadas por todos. Los debates que inevitablemente se darán al interior del CE –como en todas sus otras instancias de decisión- deben ventilarse de forma fraterna para evitar que la vida interna de nuestras instancias de decisión se vuelva a descomponer.
Nunca más se debe permitir que la dirección sindical violente las decisiones de los planteles, maniobre burocráticamente para imponer posiciones, impida la afiliación de compañeros que no compartan ciertos puntos de vista, arme campañas de lodo contra los opositores, envíe a una Comisión de Honor y Justicia controlada por una camarilla a compañeros “incómodos” o, a quienes manifiestan posturas políticas diferentes; estos métodos burocráticos han dañado seriamente la unidad sindical y han puesto en peligro los intereses de todos los trabajadores. Una de las primeras acciones del nuevo comité tendrá que ser restituir en sus derechos a los compañeros a quienes se les ha negado o suspendido su afiliación burocráticamente, respetando la voluntad de las asambleas de plantel y, por supuesto, cuidando la autonomía sindical.
Por comisiones autónomas que procuren la unidad y la transparencia
Órganos colegiados del SUTIEMS como la Comisión de Fiscalización y la de Honor y Justicia son una gran responsabilidad que debe ser delegada a compañeros ecuánimes, con criterio independiente; sin intereses sectarios, de cúpula, ni con fines de vendetta personal como, lamentablemente, ha venido funcionando la Comisión de Honor y Justicia. Ésta no deber ser nunca más el instrumento que una facción burocrática utiliza para imponerse; debe procurar, en primer término, la conciliación, la unidad sindical y sólo en último extremo llegar a medidas disciplinares contempladas en nuestros estatutos. Es necesario agendar una reforma estatutaria que corrija las clausulas o artículos que en los diferentes reglamentos violenten derechos de los trabajadores establecidos en la Ley Federal del Trabajo y agregar mayores candados contra el nepotismo de la dirección.
La comisión de Fiscalización debe tener la puerta abierta para revisar las cuentas del sindicato pues se trata de dinero de todos los afiliados. Solamente con transparencia se recuperará y fortalecerá la confianza de los trabajadores.
Si los compañeros electos democráticamente en sus planteles asumen estos compromisos –derivados de los intereses generales de los trabajadores y de la firme búsqueda de la independencia de clase- entonces tenemos confianza en que el sindicato recobrará sus mejores tradiciones de lucha y todos saldremos fortalecidos. Nuestra corriente sindical nació para contribuir a la recuperación de los principios que dieron origen al SUTIEMS, aportando ideas de organización y lucha para el combate cotidiano e histórico de los trabajadores del IEMS. Apoyaremos el programa de lucha que colectivamente se vaya construyendo, del cuál deberán formar parte las presentes ideas y propuestas. Apoyaremos en las carteras correspondientes a los compañeros que se comprometan en este sentido y que hayan demostrado una trayectoria intachable en la lucha sindical. Los dirigentes del SUTIEMS son representantes de los trabajadores y como tal, deben actuar.


Fraternalmente
Corriente Democrática del SUTIEMS


Mandato de Tlalpan II al CE y CGR
(dar click en la imagen para ampliarla)

jueves, 10 de julio de 2014

Evaluación del desempeño docente: ¿gimnasio o tribunal?

Manuel Pérez Rocha

Con el propósito de curar una dolencia, un padecimiento, acudimos al auxilio de un médico. Sabemos que el médico nos examinará y que la solidez de su diagnóstico dependerá también de la información que le proporcionemos; por tanto, si en verdad queremos curarnos, le daremos a ese médico toda la información útil, aun cuando en ocasiones pueda significar hacer a un lado cualquier pudor. De esta manera alcanzaremos el fin buscado: sanar.
Otra situación muy distinta se presenta si acudimos a un médico para obtener algún certificado de salud que nos ha sido solicitado por una agencia de seguros, un club deportivo o cualquier otra instancia. En este caso, el médico podrá hacernos todas las pruebas que considere necesarias, incluso con honestidad responderemos a sus preguntas, pero nada más le diremos si pone en riesgo alcanzar el fin deseado: obtener un certificado.
En buen lío estamos si queremos alcanzar los dos objetivos –sanar y obtener un certificado de salud– con el mismo médico y en la misma visita. Como he señalado aquí en otra ocasión, este lío lo viven cotidianamente los estudiantes de todas las instituciones escolares convencionales pues el maestro que debe ayudarles a sanar sus ignorancias es el mismo que los examinará para que obtengan un certificado (una calificación). Frente al maestro en funciones de inspector y juez, los estudiantes buscan ocultar sus dolencias académicas, con razón se niegan a desnudar su intelecto y con ello pierden la oportunidad de que el maestro haga un diagnóstico adecuado y les proporciones los remedios necesarios. La actitud del evaluado, su relación con el evaluador, los instrumentos y procedimientos a utilizar, y el éxito de la evaluación, están condicionados por el propósito o función de ésta.
En su Paideia, Werner Jaeger nos llama la atención acerca de “la analogía que existe entre el diálogo socrático y el acto de desnudarse para ser examinado por el médico…” Además, Jaeger nos señala que en Atenas se hacía un distinción fundamental: “Quien tenía algo que decir o algo que preguntar que consideraba de alcance general y para lo que ni la asamblea popular ni el tribunal eran lugares adecuados, acudía a decírselo o a preguntárselo a sus amigos y conocidos en el gimnasio ( gumnasion, donde se cultivaban el atletismo, la salud y la educación)”. En el aula moderna se entremezclan el tribunal y el gimnasio.
Esta irracionalidad de los sistemas de evaluación de los estudiantes lo lleva el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) a la evaluación de los maestros. Este instituto ha mezclado en la evaluación del desempeño docente objetivos que son incompatibles entre sí: a) hacer un diagnóstico para sustentar acciones de mejora de los maestros y b) avalar acciones administrativas que tienen consecuencias (fuertes) para los mismos maestros (ingresos, estabilidad laboral). Esas evaluaciones no servirán adecuadamente para ninguno de esos dos propósitos.
En su explicación de los beneficios que se ofrecen a los maestros con la evaluación del desempeño docente, el INEE enumera los siguientes; a) conocer sus fortalezas y áreas de oportunidad, b) contar con acompañamiento de la asesoría (sic) técnico-pedagógica y c) establecer su trayectoria de formación en función de los avances en su desarrollo personal. Los tres sin duda corresponden a un propósito diagnóstico y formativo, pueden ser reales beneficios para el maestro, pero añade otros dos: d) acceder a promociones y estímulos dentro del servicio profesional docente, y e) obtener seguridad laboral y permanencia.
Los dos últimos elementos de esa lista son en realidad amenazantes medidas administrativas, disfrazadas de beneficios, que merecen juicio aparte. Pero antes debe advertirse que se destruye la capacidad diagnóstica y formativa de la evaluación de los maestros si esta misma se usa para determinar sus estímulos (ingresos legítimos) y su seguridad y permanencia. Los maestros no exhibirán sus debilidades y áreas de oportunidad en procesos (y ante evaluadores) de los cuales dependen sus ingresos y seguridad laboral. Habría que insistir también en que la oferta de acceder a promociones y estímulos significa sustentar la motivación, compromiso y responsabilidad de los maestros en antivalores incompatibles con la buena educación.
Al usar la evaluación para propósitos administrativos, el INEE y la SEP dejan de ser un gumnasion y se convierten en un tribunal, pero un tribunal anticonstitucional en cuyos procesos el maestro, solo, aislado, no tiene medios para defender sus derechos. El maestro queda así en el riesgo de sufrir todo tipo de arbitrariedades, que no serán conjuradas aun cuando los procesos e instrumentos de la evaluación sean muy sofisticados.
Uno de los atropellos que se derivan de la mal llamada reforma educativa es la anulación de la relación bilateral entre el patrón (las autoridades educativas) y la representación colectiva de los trabajadores, un rompimiento de graves consecuencias para éstos (y para el resto de la clase trabajadora). Este es el significado de la pretendida reforma constitucional del gobierno de Peña Nieto: un rompimiento definitivo, histórico, del pacto social que, con múltiples violaciones, reconocía el derecho de los trabajadores a unirse y defender colectivamente sus derechos. Grave contrarreforma laboral con el disfraz de reforma educativa. Si los derechos de los trabajadores van a ser afectados por las evaluaciones, éstas y sus consecuencias deben ser pactadas de forma bilateral. De la misma manera, todos los trabajadores deben tener la garantía de un debido proceso y los espacios de defensa efectiva, colectiva, cuando consideren que sus derechos han sido afectados.

Háganse las urgentes evaluaciones diagnósticas y formativas de los maestros, pero sin contaminarlas con asuntos laborales que afectan sus derechos. Háganse las inspecciones necesarias para evitar la irresponsabilidad y el incumplimiento de las obligaciones, y en caso de proceder aplíquense las medidas correctivas justas y necesarias, pero separadas de las evaluaciones diagnósticas y formativas, y mediante procesos e instancias que garanticen el respeto a los derechos de los trabajadores de la educación, entre ellos a la contratación, representación y defensa colectivas.

http://www.jornada.unam.mx/2014/07/10/opinion/024a1pol